Los problemas fiscales de los deportistas

0
22

En un mundo de fanáticos, deportistas, negocios, apuestas, incertidumbre y pasión existen tantas cosas tan simples pero eficientes como sentarnos un fin de semana para disfrutar de nuestro deporte favorito. Pero así, como suele pasarnos, a los deportistas se les olvida que no son más que seres humanos con derechos y obligaciones de la misma magnitud que nosotros.

El ser ídolos y generar grandes cantidades de ingresos no limita la obligación fiscal existente entre todo tipo de deportistas. Y sí, tal parece que inclusive a ellos el pagar impuestos es bastante fastidioso, pero ¿hasta qué punto puede ser en verdad molesto después de ganar millones de pesos?

Paraísos Fiscales

Muchos deportistas recurren a los llamados “Paraísos Fiscales” para poder evadir impuestos. Pero, en realidad ¿qué son y cómo funcionan?

Los paraísos fiscales son territorios donde ciertos impuestos son muy bajos o inexistentes. Una forma en la que una persona o compañía aprovecha un paraíso fiscal es trasladándose o haciéndose residente a efectos fiscales del mismo. Otra forma es establecer una entidad jurídica separada o subsidiaria (offshore) en el paraíso fiscal. Los activos se transfieren a la nueva compañía o entidad de forma que los beneficios puedan ser realizados o las rentas cobradas en el paraíso fiscal.

En pocas palabras, algunos deportistas, cuando generan ingresos ya sea por publicidad u otros negocios mantienen cuentas activas en otros países o crean una empresa en ese país la cual es la encargada de hacer las negociaciones.

Cabe destacar que los Paraísos Fiscales son legales, la forma ilegal sucede cuando no son el país de residencia de quien percibe los ingresos. Para ser más claros, un ejemplo está en los llamados Papeles de Panamá pues dejaron a la luz diversos tipos de negocios parecidos en donde se vieron involucrados nombres como Leo Messi y Michel Platini.

Ejemplos de los Panama Papers

Leo Messi, estrella del FC Barcelona, compró la empresa panameña Mega Star Enteprises horas después de que Hacienda le acusara de defraudar más de cuatro millones de euros sumando los ejercicios fiscales de 2007, 2008 y 2009 por ocultar sus ingresos por derechos de imagen. Antes de que tuviera que pasar cuentas ante el juez por primera vez, tanto el futbolista como su padre se las habrían apañado para tejer un nuevo entramado societario que permaneciera oculto a ojos del fisco español. Messi y su padre habrían utilizado un despacho uruguayo con el único fin de constituir una sociedad panameña que les permitiera facturar a espaldas de Hacienda.

¿Por qué acusan a Neymar y al Barcelona de estafa?

Averígualo AQUÍ

La investigación coloca el punto de inicio de la trama en la compra por parte del bufete uruguayo Abreu, Abreu & Ferres -a través de la sucursal en Montevideo de la firma Mossack Fonseca-, de la sociedad panameña Mega Star Enterprises Inc. La compañía, sin actividad alguna hasta entonces, debía ser idónea para emplear a testaferros (cinco en este caso) que facilitaran la ocultación de bienes y capitales.

Michel Platini administró una sociedad el año de su nombramiento como responsable de la UEFA. Una de las grandes figuras del fútbol mundial recurrió a Fonseca en 2017 para administrar una sociedad constituida en Panamá. Platini también está implicado en el escándalo de corrupción que salpicó a la FIFA en el año 2015. La Fiscalía General de Suiza investigó el pago de €1.8 millones que realizó en 2011 el entonces presidente de la FIFA, Josep Blatter, a Platini, por el que ambos fueron apartados de sus funciones y privados de toda actividad oficial relacionada con el fútbol durante ocho años.

El caso CR7

Un caso reciente involucra a otro magnate del futbol, Cristiano Ronaldo. Desde principios de 2009, meses antes de su llegada al Real Madrid, Ronaldo resguardó sus ingresos por derechos de imagen en varias empresas de las Islas Vírgenes Británicas, un paraíso fiscal en el Caribe. Estas compañías funcionaban de manera opaca en un esquema propio de sociedades instrumentales sin actividad real, sin empleados y que operan a través de testaferros profesionales.

Los seis primeros años, Tollin Associates, una compañía radicada en un apartado postal en la ciudad de Road Town, protegió sus €74.8 millones en ingresos publicitarios. En 2015, otras dos empresas caribeñas en el mismo paraíso fiscal y con la misma dirección que Tollin, Adifore Finance y Arnel Services, le compraron sus derechos de imagen hasta 2020 por otros €75 millones. La operación se realizó a través de Mint Capital, compañía vinculada al empresario Peter Lim, y acabó en una cuenta suiza del jugador.

Ronaldo generó así casi €150 millones en publicidad y, gracias a la opacidad de su estructura, en un principio sólo pagó directamente al fisco español 5,6 millones por ello, menos del 4% del total.

Hablemos de consecuencias

Tanto la inocencia como ignorancia no carecen de pecado y aunque muchos deportistas justifican sus errores financieros en no saber o el mal movimiento de la gente que lo ayuda, los resultados sostienen que no fue un simple error.

¿De qué se trata? Efectivamente, de consecuencias que trae consigo los problemas fiscales. Podemos hablar de una forma simple como una multa o hablar de casos como juicios e inclusive cárcel. Pero hay un caso en el que las consecuencias fueron dolorosas, el caso David Beckham.

El exjugador inglés estaba en la lista de personas que podrían ser condecoradas con un nombramiento por parte de la Corona Inglesa. Todo este proceso lleva una investigación totalmente profunda en la que salió a la luz la existencia de evasión fiscal, así como el escándalo con UNICEF, por lo que es más que suficiente para no ser digno de portar un “Sir” en su nombre.

¿Culpable o inocente?

En una lista general de todos los deportistas con problemas fiscales la mayoría son futbolistas pues el tema recurrente es la explotación de su imagen. Sin embargo hay ejemplos claros de otros personajes.

Podemos hablar de Boris Becker, el tenista alemán fue acusado de evasión fiscal en 2002. Su caso se basa en su residencia, declaraba impuestos en Mónaco pero vivía en Múnich; la multa fue de €375,000 más gastos en proceso. Otro caso, bajo la misma situación de domicilio fiscal, estuvo Rafa Nadal; aquí fueron 6 años de beneficio por domicilio por lo que solo se recurrió al pago de la multa y gastos los cuales se dice fueron bastantes millones.

Si hablamos de casos mexicanos tenemos uno muy particular. El exboxeador Julio César Chávez estuvo en problemas con la PGR por el delito fiscal de $10.5 millones de pesos pero no solo se limita a eso, pues también Hacienda lo acusó de una deuda de $40 millones de pesos por simulación en el pago de sus obligaciones hacendarias.

En fin, parece ser que los “delitos fiscales” son un ente bastante común en los deportistas. Con consecuencias tan simples como el pago total de la deuda o hasta tan políticas como lo sucedido con Beckham. Pero hay que hacer énfasis en la situación real pues qué tan absurda puede ser su vida económica para recurrir a dicha acción pues irónicamente es absurdo que ante tal magnitud de ingresos se limiten a no cumplir con sus obligaciones, algo que resulta también perjudicial para su imagen. ¿O será que ellos son los buenos de la historia?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí