Todos deberían aprender de la NFL y My Cause My Cleats

0
217
Joe Flacco en su apoyo a Special Olympics Cortesía Instagram Joe Flacco

Hay muchas cosas que las ligas alrededor del mundo deberían de aprender de la NFL, pero en esta ocasión no hablamos de los ingresos que la colocan como la más exitosa en el mundo o su impacto mediático al ser “dueños” de un día de la semana en uno de los países con mayor fuerza económica, estamos hablando de de su esfuerzo en campañas sociales.

La NFL lleva varios años en los que realiza campañas sociales que han tomado gran fuerza; probablemente la más conocida es “NFL Pink, A Crucial Catch”, en la que jugadores y coaches utilizan distintivos rosas para crear conciencia sobre el cáncer de mama, para luego subastar estos artículos y hacer grandes donaciones a la American Cancer Society y otras organizaciones enfocadas en la lucha contra el cáncer, principalmente de mama, pero también otros estilos de esta enfermedad.

Esta campaña ha donado casi $17 millones de dólares desde su creación en 2009 y se vuelve un situación ganar-ganar con el awareness positivo que genera la NFL ante su audiencia y el donativo a las instituciones.

Además de esta iniciativa, la liga de futbol americano también tiene otras campañas como el programa de activación para niños NFL PLAY 60 o el homenaje a los veteranos militares con Salute to Service.

Pero la Semana 13 de la NFL estuvo impactada con otra actividad que otorga un ganar-ganar para todos: la campaña My Cause My Cleats.

Antes de hablar sobre ella, hay que recordar que la NFL tiene un código de vestimenta en el que el calzado (“cleats”) de todos los jugadores debe ser aprobado por la liga y los mensajes extra cancha no son permitidos. Esta segunda parte es algo que se repite en prácticamente todas las ligas del mundo, incluidas las de futbol.

My Cause My Cleats destina una semana del calendario en la que los jugadores pueden utilizar zapatos personalizados para apoyar a cualquier institución sin fines de lucro. Esta campaña promovió que más de 800 jugadores utilizaran un calzado en apoyo a instituciones públicas, organizaciones internacionales o fundaciones propias.

La liga utiliza sus canales oficiales para dar a conocer la historia detrás de cada diseño, además de recibir el apoyo de The Players Tribune y la propia difusión que realizan los jugadores y equipos.

La campaña incluye 18 meses de trabajo entre jugadores y compañías como Nike, Adidas, Under Armour u otras empresas para el diseño de las zapatillas, estas son subastadas después de los juegos y los donativos son entregadas a las distintas instituciones.

En 2016, el primer año que se instauró formalmente la campaña, los donativos llegaron a $65,000 USD.

¿Qué novedades traerá el proyecto de los Juegos Olímpicos de París 2024?

Averígualo AQUÍ

Pero la clave es el esfuerzo en común que significa para ambos involucrados, liga y jugadores, en el que todos se ven beneficiados, tanto las dos partes, como las instituciones.

  • La Liga le da una ventana a los jugadores y así mejora su relación con ellos (que en la NFL ha sido complicada), de la mano de eso, aficionados y medios de comunicación hablamos sobre esta campaña para generar un awareness positivo.
  • En el caso de los jugadores la situación es similar, el público se puede sentir atraído hacia el lado altruista de los deportistas y aumenta su potencial de marketing.
  • Ambas partes generan un beneficio y las instituciones reciben con gusto los donativos.

También existe un cuarto beneficiado. Se trata de las compañías productoras de calzado que aprovechan esta ventana para acercar su marca a campañas de carácter social. Así, Adidas, Nike o Under Armour son asociadas a fundaciones que luchan contra la discriminación racial, la pobreza, enfermedades terminales, entre otras.

  • Además de fundaciones propias de cada jugador o regionales, este año se poyaron a organizaciones internacionales como Unicef, Cruz Roja, Make-A-Wish o Special Olympics.
  • Además de jugadores actuales y coaches, exjugadores de la NFL como Michael Irvin Tony Gonzalez o Kurt Warner, también forman parte de la campaña.

Ahora imaginen esto en el mundo del futbol y las repercusiones que podría tener.

Miles de futbolistas en ligas por todo el mundo apoyan a distintas organizaciones, cientos tienen su propias fundaciones y las mismas ligas hacen campañas para apoyar diferentes causas. Los mismos beneficios, tanto para jugador-liga e instituciones, se verían multiplicados exponencialmente en el futbol por el alcance y popularidad que tiene el deporte.

¿Se imaginan una jornada de La Liga en la que futbolistas como Lionel Messi, Cristiano Ronaldo, Fernando Torres o Carlos Bacca apoyen cada quien a distintas causas con zapatos personalizados? El impacto mediático que generaría beneficiaría a todos, para el bien de los futbolistas, para la repercusión de La Liga en cada uno de los países y, claramente, para las fundaciones.

El resultado vuelve a ser ganar-ganar para todos: liga, jugadores, marcas de calzado, fundaciones (¿se imaginan por cuánto serían subastados unos zapatos de Messi?) y aficionados que ven cómo su deporte favorito se involucra en causas sociales.

No hay comentarios

Dejar una respuesta