¿Cómo funcionan los contratos y las cláusulas de los futbolistas?

0
200

En época de fichajes el futbol se vuelve loco ante tanto material dedicado para temas deportivos, estadísticos y por supuesto económicos. La razón de muchas cosas no es la posibilidad de victoria de un club ante un nuevo jugador sino la razón económica que determina un fichaje.

Al día de hoy, se habla mucho de grandes cantidades, de muchas razones, pero poco se ha hablado sobre la relevancia e importancia de los contratos de los jugadores antes y después de las operaciones entre clubes.

Los contratos son tan útiles tanto en el fútbol como en otros deportes y en otros temas. Un contrato a simple vista, y de forma muy general, debe contener:

  • Fecha de emisión de contrato
  • Apoderado (Jugador)
  • Representante del Club
  • Cláusulas
  • Anexos
  • Firmas

Dentro de las cláusulas se detallan todos los aspectos fundamentales del contrato. Es decir, cada uno de los aspectos que involucren el acuerdo legal de trabajo entre ambas partes. Algunas de las cláusulas involucradas son:

  • Duración
  • Prestación económica (Sueldos, primas, bonos, entre otras)
  • Obligaciones médicas
  • Obligaciones laborales
  • Otras (rescisión y causantes de sanción)

Cláusulas de rescisión

El término “Cláusula de rescisión” es ya tan habitual en las conversaciones relacionadas con fichajes de futbolistas, pero pocas veces no es entendido todo su concepto. La cláusula de rescisión es un mecanismo para resolver de forma unilateral un contrato. La práctica fue implementada dado que antes existía una especie de esclavitud entre el jugador y el club; la cláusula es una manera de blindar a los futbolistas a fin de que, en caso de decidir desvincularse del club, hagan frente al pago de una cifra por lo general millonaria.

La cifra es estipulada por el club tomando como referencia el sueldo del jugador por la duración del contrato con la finalidad de asegurar su permanencia. Al momento de realizar los traspasos de futbolistas, cuando los clubes llegan a un acuerdo por un jugador no se necesita pagar la cláusula pues se supone que el precio cubre las necesidades del club vendedor.

Sin embargo, existen momentos en los que un club desea tanto a un jugador que la única forma de poderlo tener es pagando la cláusula, o sea hacer válido el gasto no ocurrido, pero sí comprometido por el club al jugador. Para dicho argumento, se dice que un equipo ha pagado la cláusula de un jugador, pero en realidad es el jugador quien la abona formalmente, aunque sea con dinero de su nuevo club. Hablamos de algo unilateral en donde ambos equipos no están necesariamente de acuerdo.

¿Cómo fue el balance de la operación Neymar?

Averígualo AQUÍ

La FIFA tiene fundamentado los argumentos en el artículo 15 de su Reglamento sobre el Estatuto y Transferencia de Jugadores. Pero la legalidad también llega al Fair Play Financiero el cual estipula la regla básica de estabilidad financiera en el club. Por otro lado, las cláusulas han tenido precios muy elevados, situación que inclusive puede resolverse en Tribunales para facilitar cantidades bajas en dado caso que el jugador así lo requiera pues la finalidad es la liberación contractual ante nuevas oportunidades.

En España existe un punto muy favorecedor, en cierto punto, pues el pago de dicha cláusula está libre de impuestos lo que propicia que muchas veces sea más barato hacer válida la rescisión que un acuerdo normal de transferencia. Por otro lado, existe también la parte que piensa que implementar dicha práctica solo propicia a elevar el precio en fichajes y limita al jugador a cierta permanencia.

Compartir
Artículo anteriorMLS y Adidas firman extensión
Artículo siguienteConoce más del Feirense
Economista. Experiencia en medios de comunicación a través del enfoque financiero. Profesor en Finanzas Deportivas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta