La demanda a Televisa por corrupción del Mundial

0
248

Una vez más el mundo del futbol centra sus ojos en la corrupción y (de nuevo) coloca la mirada en México.

La primera semana de agosto llegó con la noticia una demanda contra Televisa por supuesta corrupción y sobornos realizados para obtener los derechos de televisión de los Mundiales de futbol de FIFA y el mundo mediático estalló en llamas.

¿Qué alega la demanda?

La demanda señala una supuesta red de corrupción tejida por Televisa para obtener los derechos de televisión de los Mundiales de 2018, 2022, 2026 y 2030, donde, a través de una subsidiaria, se encargaba de realizar sobornos y esconder estos gastos de sus cuentas anuales.

La compañía mexicana habría utilizado una subsidiaria con base en Suiza llamada Mountrigi Management Group para pagar sobornos a altos funcionarios de FIFA y así asegurar los derechos de los Mundiales. Esta compañía tenía los derechos para el Mundial de Rusia 2018 no solo en el territorio mexicano, también en otros 15 países de América Latina como Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Panamá, Paraguay o Venezuela.

¿Cómo habrían funcionado los sobornos?

Televisa, en conjunto a las compañías Torneos y Competencias SA y Teleglobo, habría pagado sobornos a Julio Grondona, antiguo miembro de FIFA, para que entregara los derechos de las competencias sin que estos salieran a una subasta pública.

Esta información se hizo pública luego de que Alejandro Burzaco, ex CEO de Torneos y Competencias SA, fuera juzgado y declarado culpable de corrupción y sobornos en Estados Unidos en 2015.

Los resultados encontrados por parte de la fiscalía en ese caso se hicieron públicos a finales de 2016, donde se indica que, por ejemplo, el pago de Televisa/Mountrigi a Grondona para asegurar los derechos de los Mundiales de 2026 y 2030 fue de $7.5 millones de dólares.

Para hacer estos pagos, la demanda señala que Televisa empleaba un esquema en el que retiraba dinero que entraba a la compañía antes de que formara parte de su contabilidad formal.

Una vez realizados los sobornos, la empresa pagó cerca de $190 millones USD para asegurar los derechos de los Mundiales de 2018 y 2022, mientras que los correspondientes a 2026 y 2030 se estima fueron superiores a los 200 millones; derechos que luego revendió a empresas como Torneos y Competencias para obtener un beneficio.

¿Cuánto costará organizar el Mundial de Qatar 2022?

Averígualo AQUÍ

¿Cómo se vio afectada Televisa?

The New York Times fue de los primeros en conectar los puntos de estas investigaciones rumbo a Televisa. En octubre de 2017 publicó el reportaje “How Did a Tiny Swiss Company Quietly Secure Valuable World Cup TV Rights?”, donde ligaba las declaraciones de Burzaco y su vínculo con Televisa, así como las acusaciones contra la compañía Mountrigi. Unas horas después de su publicación, Televisa anunció la salida de Emilio Azcárraga Jean de la dirección general de la compañía.

Además, la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC), había declarado en abril de 2017 que Televisa había realizado un “control de finanzas interno efectivo”, sin embargo, en enero de 2018, Televisa publicó en un comunicado:

“…Después de diversas discusiones con “PwC”, la firma de auditores independientes registrados de la Compañía, ha concluido que existieron al 31 de diciembre de 2016, ciertas debilidades materiales en el control interno sobre la información financiera de la Compañía. Derivado de lo anterior, nuestra conclusión en relación con la efectividad de los controles o procedimientos de revelación, y el reporte de auditoría de PwC, no deben seguir siendo considerados…”

En julio de este año, Televisa terminó su relación con su auditor PwC y llegó a un acuerdo con KPMG.

¿Quién realizó la demanda y qué buscan?

La demanda fue realizada por Lead Plaintiff Colleges of Applied Arts & Technology Pension Plan, una compañía dedicada a la administración de planes de pensiones que controla un total de 146,400 acciones de Televisa, que la empresa mexicana cotiza en la bolsa de valores de Nueva York.

Reclaman que al realizar estos pagos de manera ilícita en vez de por los canales legales, los inversores perdieron “cientos de millones de dólares.”

  • Puedes leer la demanda completa (en inglés) AQUÍ

¿Cómo fueron afectados?

Estos inversores se vieron, a largo plazo, afectados económicamente por la compra ilegal de los derechos. Sí, Televisa generó grandes ingresos por tener la señal y la venta de la misma, pero una vez que esta información comenzó a publicarse, las acciones de la compañía mexicana comenzaron a bajar.

Los inversionistas alegan que la información falsa que declaraba Televisa llevó a la compañía a cotizar de manera irreal. Sus acciones llegaron a colocarse hasta en $39.51 USD cada una en la Bolsa de Nueva York en junio de 2015, pero una vez que comenzaron a salir al aire estos negocios, las mismas llegaron a caer hasta $15.21 USD en marzo de 2018. Por lo que las pérdidas son millonarias.

  • En ese mismo periodo, las acciones de Televisa en la Bolsa Mexicana de Valores también se vieron afectadas al estar en $108.31 MXN en 2015 y llegar a caer hasta a $54.05 MXN en marzo de este año.

¿Qué sigue?

Esta no es la primera demanda contra Televisa por estas acciones, pues ya existió una realizada en marzo de este año (momento más golpeado de sus acciones), esta se trata más bien de un complemento en donde se detalla más a fondo la supuesta trama ilegal de Televisa, que ha negado que hayan actuado de manera ilícita desde las primeras declaraciones de Burzaco.

El proceso podría tardar meses en resolverse, pero, como ya vimos este año, los mercados actúan más rápido que los tribunales.

No hay comentarios

Dejar una respuesta