El deporte y su impacto económico en la Ciudad de México

0
2319

La Ciudad de México ha vivido una de sus etapas más imprescindibles pues ha logrado mantener un estatus elevado ante la calidad organizativa de eventos deportivos más allá del futbol. Hablamos de dos fines de semana, dos deportes totalmente diferentes que cumplieron con las expectativas mundiales y locales.

Nos hemos enfocado en estudiar, analizar y por supuesto disfrutar del deporte como el espectáculo que en cierta manera es, sin embargo, son pocas las veces que logramos enfocarnos en la verdadera razón del deporte. Si retomamos la idea de que el deporte más allá de generar riqueza y ofrecer espectáculo logra satisfacer necesidades básicas como el entretenimiento y canalizar un sinfín de emociones entonces debemos resaltar que detrás del deporte siempre existirá un gran beneficio para el ser humano.

Pero, enfoquémonos en el impacto económico de la Ciudad de México. En el automovilismo, el recién nombrado “Mejor Evento de F1” dejó una derrama económica de $167 millones de dólares según el Secretario de Turismo Enrique de la Madrid, esto incluye no solo la asistencia al evento sino el turismo generado y las actividades previas como el Fan Fest. Este impulso económico parte de la inversión realizada este año de $38 millones de dólares que el gobierno local pagó por el evento; aunque hay que resaltar que incluyen los 29 millones que el Consejo de Promoción Turística de México (CPTM) le destina al CIE para el pago correspondiente de la cuota anual para albergar la F1.

Fotografía original por Sebastián Arnau

¿Cuánta gente asiste a los estadios para ver la Liguilla del futbol mexicano?

Averígualo AQUÍ

Un evento más, y probablemente el más esperado por la mayoría de nosotros fue el regreso de la NFL a México. El contrato estipula tres juegos en la Ciudad de México dando un total de $43.5 millones de dólares es decir, 14.5 millones de dólares por partido. Esta inversión no incluye lo destinado a la remodelación del Estadio Azteca, la cual, mencionó el presidente de Grupo Televisa Emilio Azcárraga Jean, es de $12 millones de dólares. Tal fue la euforia por el evento que los boletos se agotaron en media hora y solo pudieron asistir 76,473; esto dejó una derrama económica $80 millones de dólares en donde se incluye una cifra aproximada de 10,000 visitantes extranjeros, según información generada por el CPTM.

Los números redondos pueden incluir el beneficio que obtuvieron todas las marcas participantes en cada uno de los eventos, aunque lo más probable es que el impacto para ellas será mayor, aunque muy raras veces podremos ver el resultado final de cada una de sus aportaciones deportivas.

Impacto económico

El impacto puede ser medible a través del crecimiento y desarrollo económico de un país. En este caso, ambos deportes reflejan el beneficio directo en el sector turístico, en donde se incluye la creación de empleos directos e indirectos.

F1 y NFL consiguieron entre ambos una inversión total aproximada de $52.5 millones de dólares, frente a los $247 millones de retorno de inversión es decir, un beneficio total de $194.5 millones de dólares. Son ingresos que pueden ser destinados a la creación de empleos, infraestructura, promoción cultural y otros beneficios que impliquen un impacto directo a la sociedad. Pero, ¿se usan de esa manera?

Si consideramos que del beneficio total solo el 10% corresponde al sector turístico, hablamos entonces de $19.45 millones como verdadero impacto económico o beneficio total.

Basándonos en esa cifra, con datos publicados por INEGI, la contribución directa del turismo al PIB nacional es de $66 millones de dólares para 2015 y se estima un crecimiento del 9% para 2016, por lo que hablamos de una proyección de $72 millones de dólares registrados en el sector turístico. Esto significa que la influencia deportiva en el sector turístico correspondería a un 27% de la cifra nacional para este año.

Esto sirve para concluir que el impulso a la creación de eventos deportivos de escala mundial tiene una repercusión totalmente positiva para el crecimiento económico del país pero se limita a no ser del todo aprovechado pues no existe una reinversión en productividad que en verdad refleje un impacto para la sociedad. Por lo que, por muy buenos que sean los números, el verdadero beneficio que suele existir es para cada una de las alianzas comerciales que existen entre los patrocinadores porque la idea de promover el deporte en México se basa más en el espectáculo y no en este como un promotor para el beneficio social.

No hay comentarios

Dejar una respuesta