El futbol femenil juega en otro mundo

0
1436
Brasil en un juego de 2012 por Ivan Bandura , CC-BY-SA ,

El futbol femenil vive en un mundo distinto al varonil. Aunque los juegos tengan una calidad impresionante, las jugadoras brillen con técnica individual y los equipos femeninos tengan mejores logros que los masculinos (por ejemplo, Estados Unidos), la realidad que viven las mujeres que se dedican al futbol profesional es muy diferente a la de los hombres.

La economía entre el futbol femenil y el varonil no tiene comparación y las jugadoras ven cómo esta situación las afecta en primera mano. De acuerdo a la publicación Forbes, la brasileña Marta Vieira da Silva es la futbolista con el salario más alto del mundo con $400,000 USD al año, puede sonar alto, pero es 130 veces menos comparado con los $52 millones USD que gana Cristiano Ronaldo (solo de salario), el futbolista mejor pagado del mundo.

La situación en la base de la pirámide es igual de distinta. El salario mínimo para una jugadora de la National Women’s Soccer League de Estados Unidos es de $6,842 USD, mientras que el máximo es de $37,800 USD. Por su parte, el salario mínimo de la Major League Soccer (MLS) es de $60,000 USD y el jugador que más gana es el brasileño Kaká con $7.1 millones USD.

Razones

En pocas palabras, las mujeres ganan menos que los hombres jugando futbol porque sus ligas generan menos ganancias económicas.

Tomando en comparación las ligas de Estados Unidos una vez más, el promedio de asistencia de la MLS es de 21,574 personas por juego, mientras que los de la NWSL promedian 5,046 por encuentro. Además, hay que agregar que el boleto promedio en la MLS es de $68 USD, mientras que en la NWSL el promedio es de $30 USD, por lo que en un juego regular de futbol femenil se ingresan poco más de $151,000 USD en taquilla, casi una décima parte que los $1,467,000 que entran en el futbol masculino.

Mujeres JJOO participación femenina¿Qué países apostaron más por las mujeres en Río 2016?

Averígualo AQUÍ

En el máximo escenario la situación es similar. Los patrocinios generados alrededor del Mundial femenil de 2015 alcanzaron los $17 millones USD de acuerdo a The Wall Street Journal, un gran incremento si tenemos en comparación que el Mundial femenil de 2011 generó $6 millones USD en patrocinios; sin embargo, se queda corto al comparar con el homólogo masculino, el Mundial de Brasil 2014, que generó $529 millones USD en patrocinios únicamente en Estados Unidos, 31 veces más que el torneo de mujeres.

El futbol femenino ha crecido a pasos agigantados, pero necesita ser una reacción en cadena. Las ligas y la calidad de los juegos han aumentado en casi todo el mundo (la nula promoción del futbol femenil en México es sorprendente), sin embargo, éstas no han atraído a los espectadores. Una vez que los números en los estadios y la televisión aumenten, los patrocinios crecerán y, por lo tanto, también los salarios.

No hay comentarios

Dejar una respuesta