La crisis deportiva y económica del Valencia

0
605

El Valencia está atravesando una situación complicada. Los problemas financieros dejan ver un futuro sin lujos y a bajo coste. El club ha comenzado a desprenderse de los mejores activos de su equipo en una terrible ventana de verano. Mientras la fortuna de Peter Lim —mayor accionista del Valencia— crece, el protagonismo del equipo cae sin detenerse.

Según informes de Forbes, la fortuna de Peter Lim ha crecido hasta los 900 millones de euros. Por otra parte, el club español no realizó ningún fichaje durante el periodo de transferencias de verano 2020. Asimismo, la marcha de estrellas como: Ezequiel Garay, Alessandro Florenzi, Jaume Costa, Francis Coquelin, Dani Parejo, Ferran Torres, Cristiano Piccini y Rodrigo Moreno se ha dado de forma inexplicable.

El fuerte descontento de los aficionados valencianos no ha cesado. Han sido varias las ocasiones en las que Peter Lim es abucheado e incluso insultado. En agosto 2020, los aficionados del Valencia organizaron una protesta frente al estadio para pedir a Lim que abandonara el club. Según una encuesta de Marca, 86% de los seguidores del equipo creen que el mayor accionista está preparando la venta del Valencia.

La falta de proyecto

En 2014 el Valencia pasaba por una complicada situación y fue entonces que Lim llegó al rescate. Tras amplias negociaciones, el empresario llegó a un acuerdo con Bankia, el banco español que poseía la mayor parte de la deuda del club. La deuda del equipo valenciano era de 200 millones de euros. Sin embargo, al desembolsar 420 millones de euros, Lim se hizo cargo del equipo seis veces campeón de LaLiga.

Con la llegada de Lim, se hizo una inversión de 53 millones de euros. Asimismo, en dicho tiempo, muchos de los fichajes fueron préstamos con opción de compra. Entre los fichajes más destacados estuvieron: André Gomes, Nicolás Otamendi, Álvaro Negredo, Enzo Pérez, entre otros. La primera temporada fue un éxito total, pues la apuesta por Nuno Espirito Santo como entrenador fue muy acertada. El Valencia clasificó a la UEFA Champions League, terminando en la cuarta posición de LaLiga.

Las siguientes dos temporadas fueron un fracaso total. Tanto la temporada 2015-16 como la 2016-17 fueron las dos peores del Valencia desde 1986, año en el que descendieron. Desde ese momento, las criticas hacia Peter Lim por el proyecto “Che” empezaron a fundarse.

En 2017, la llegada de Marcelino al banquillo puso fin a los problemas. El técnico español consiguió ser el entrenador más exitoso del Valencia en más de una década. Asimismo, fue un hombre querido por los aficionados y los jugadores. Alcanzó dos finales consecutivas entre los cuatro primeros puestos antes de ganar la Copa del Rey en 2019. Sin embargo, fue despedido sorpresivamente al comienzo de la campaña 2019-20. 

Situación Actual

Según algunos informes, el fondo de maniobra negativo del club ha aumentado de 141 a 163 millones de euros. La cifra a la que ha llegado el Valencia requiere de la consecución de fuentes adicionales de ingresos que generen excedentes operativos económicos.

Asimismo, el equipo español debe afrontar una deuda a corto plazo que asciende a 212 millones de euros. La deuda global del Valencia se ha visto ligeramente reducida, pasando de 529 millones de euros a 458 millones de euros. A pesar de ello, la deuda a corto plazo ha aumentado de 206 millones de euros a 212 millones de euros.

También te puede interesar: Millonaria deuda del FC Barcelona

Con las entidades financieras, el club tiene la principal dificultad de su economía. Este año se reduce en casi cien millones de euros pero a largo plazo debe 232 millones de euros siendo 184 a corto plazo. El caso de Bankia (banco español) es el más llamativo. Ya que la deuda sigue estando en 129 millones de euros desde hace más de un año. Ante la falta de liquidez, el club se vio obligado a dar a los miembros restantes de la plantilla pagarés en lugar de sus salarios. El Valencia aseguró a sus integrantes que podrá pagar sus sueldos en septiembre 2021.

Fuga de estrellas

La ventana de fichajes del verano de 2020 es un claro ejemplo de la situación delicada y desesperada en la que el equipo “Che” se encuentra. Si bien en los últimos años el Valencia se ha caracterizado por dejar ir a sus estrellas, siempre ha sido por una muy buena ganancia. Tales son los casos de jugadores como: André Gomes, Paco Alcácer, Joao Cancelo, Nicolás Otamendi, Shkodran Mustafi, entre otros. Además, el club solía invertir bien esos ingresos en futbolistas que rinden a muy buen nivel. Gabriel Paulista, Geoffrey Kondogbia y Kevin Gameiro son buenos ejemplos de dichas buenas inversiones.

El mercado de traspasos de 2020 fue un completo desastre. A pesar de que el Valencia terminó en la novena posición de LaLiga, no realizó ningún fichaje. Lo anterior, se vuelve realmente llamativo, considerando que el equipo dejó a muchos de sus pilares. Entre las principales salidas destacan las de Rodrigo, Kondogbia y Coquelin, quienes dejaron 53 millones en las arcas valencianas. Por otro lado, está el caso de Ferrán Torres que si bien el Valencia recibió 23 millones de euros, el futbolista es muy joven y bien lo pudieron haber retenido una o dos temporadas más.

La marcha de Dani Parejo al Villarreal llama mucho la atención. Todo parece indicar que el club español no tuvo intención de mantener al jugador. Ante los problemas económicos, parece ser que el Valencia no tuvo más remedio que dejar ir a su estrella para bajar la masa salarial.

No hay comentarios

Dejar una respuesta