Terry Fox y los millones recaudados contra el cáncer

0
430
La Nación

Acostumbrados a la fama y los reflectores, los grandes deportistas gozan de una vida llena de lujos. La motivación de cada uno de ellos es distinta, unos buscan una mejor vida, otros sobresalir del resto y algunos luchan por apoyar a los que más lo necesitan. En 1979, en el deporte amateur, surgió una leyenda poco conocida que llenó de esperanza los hospitales de un país. Su nombre es Terry Fox, un chico canadiense que decidió comenzar una larga carrera con la meta de recaudar dinero en pro de la investigación del cáncer.

La historia de Terry es poco conocida fuera de Canadá. A sus 18 años Fox fue diagnosticado con osteosarcoma en su rodilla derecha y posteriormente la perdió. El canadiense era un gran jugador de baloncesto universitario y este suceso no le privó de continuar compitiendo. Terry Fox logró conseguir tres campeonatos nacionales en básquetbol sobre silla de ruedas y con una pierna ortopédica, comenzó su carrera maratonista.

El maratón de la esperanza

Durante su estancia en hospitales, Terry ideó un plan apoyado por la frustración del poco presupuesto a la investigación del cáncer. Inspirado en Dick Traum, primera persona en correr el maratón de NY con prótesis, decidió que él lograría esa hazaña. Sin embargo, para Fox no solo bastaba con correr un maratón, él estaba decidido a cruzar todo Canadá.

En octubre de 1979, Terry envío una carta a la Sociedad Canadiense contra el Cáncer en la que anunciaba su objetivo. El canadiense consiguió que Ford donara una autocaravana, Imperial Oil proporcionara el combustible y Adidas sus tenis. Terry comenzaba a las 5 a.m. corriendo y recorría durante el día entre 36 y 45 kilómetros. Por las tardes daba conferencias en escuelas y gimnasios para concientizar acerca del cáncer. Al finalizar su día dormía en la autocaravana que manejaba su amigo Doug y se alistaba para repetir al día siguiente.

Popularidad y recaudación

Poco a poco, la popularidad de Terry aumentó en Canadá. Las personas comenzaron a ver su hazaña diaria de cruzar la ciudad y la Sociedad Canadiense contra el Cáncer empezó a realizar más eventos de recaudación en los que Fox participaba como ponente. Con el pasar del tiempo, al llegar a Toronto, un grupo de diez mil personas ya lo estaban esperando. Ese día, se calcula que se recaudaron aproximadamente 100 mil dólares. Además, la estrella de NHL, Darryl Sittler, le regaló su camiseta del juego de estrellas de 1980.

En otra ocasión, Terry Fox pasaba por Ontario y otra estrella de la NHL le brindó una donación de 25 mil dólares. El jugador fue Bobby Orr, famoso jugador de hockey de la época y miembro del salón de la fama. El dinero provenía de la compañía de alimentación Planters Peanuts. Este hecho fue considerado por Terry como el momento culminante de su viaje.



El fin de la carrera y el comienzo de muchas otras

Sin duda, Terry Fox fue un activista y deportista ejemplar. Sin embargo, la causa no era lo más llamativo, su meta personal era correr un maratón diario y no aceptaba tener días de descanso. Solamente acepto tener dos días de descanso en su paso por Montreal a petición de las personas cercanas. A pesar de su capacidad de recuperación, tuvo que parar a causa de una tos constante y dolor en pecho. Lamentablemente Terry fue diagnosticado nuevamente con cáncer y tuvo que abandonar su carrera. Al finalizar su trayecto, había logrado acumular 1.7 millones de dólares en donaciones.

Tras darse la noticia de su cáncer, las donaciones comenzaron a incrementar. Terry falleció en 1981 pero su legado ha trascendido. Se estima que la fundación Terry Fox ha recaudado 800 millones de dólares para la lucha contra el cáncer. Anualmente se corre la carrera “Terry Fox”, misma que recauda millones de dólares para la causa. Terry comenzó su carrera para cruzar todo Canadá; sin embargo, actualmente, su carrera se corre en todo el mundo.

¡No te pierdas el US Grand Prix 2021! Adquiere tus boletos en Tickets Deportes Inc.

No hay comentarios

Dejar una respuesta