La dinastía de los Patriots

0
114
ELISE AMENDOLA / AP

Los New England Patriots no clasificaron a los playoffs de la temporada 2020. En un periodo de 20 años, solamente no lograron llegar a la postemporada en tres ocasiones. La NFL ha sido dominada por ellos durante dos décadas, y aunque parece que la dinastía llega a su fin, vale la pena repasar su historia.

En 1994, el empresario Robert Kraft compró al equipo de su infancia, los New England Patriots. Esta acción salvó al equipo de ser cambiado a otra ciudad. La compra fue por 154 millones de dólares; actualmente, la franquicia vale alrededor de 4,400 millones de dólares. La fortuna total de Kraft es de aproximadamente 6,600 millones de dólares.

Andrea Ruano

Hace casi 30 años, los Patriots no tenían mucho éxito. A pesar de ser un equipo de tradición, que venía desde los tiempos de la AFL, nunca habían sido campeones. Hasta ese entonces, sólo habían conseguido llegar a un Super Bowl, pero fueron vapuleados por los históricos Bears del 85′.

Dos años después, consiguieron regresar al juego grande, pero se quedaron cortos ante los Packers de Green Bay. Además, Kraft decidió construir un nuevo estadio y así en el 2002, fue inaugurado el Gillette Stadium. En el 2000, Belichick fue nombrado entrenador en jefe de los Patriots y este movimiento, podría ser la mejor decisión que tomó Robert Kraft.

Los Patriots y el pick 199

Cuando Nueva Inglaterra seleccionó a Tom Brady en el draft del 2000, probablemente no imaginaban que habían elegido al mejor QB de todos los tiempos. Brady pasó de ser el cuarto QB, al titular en sólo una temporada. Una lesión de Drew Bledsoe contra los Jets, le permitió a Tom tomar la titularidad. Junto con el coach Bill Belichick, establecerían la mayor dinastía en la historia de la liga.

Fueron nueve Super Bowls jugados y seis ganados para los Patriots en 20 años. No sólo se destaca el éxito que tuvieron, sino la duración de la época exitosa para los “Pats”. Crear una cultura deportiva sólida basada en una sola cosa: ganar. La disciplina y la atención a los detalles se convirtieron en el sello de una franquicia que fue protagonista durante dos décadas en la NFL.

Sin embargo, fueron rodeados por escándalos y acusados de hacer trampa, como con “Deflategate” o “Spygate”. Son uno de los equipos más odiados de la NFL. En la campaña 2018, alcanzaron a Pittsburgh con seis campeonatos. La diferencia fue que a los Steelers les tomó 34 años y a los Patriots sólo 20.

La salida de Tom Brady hacia Tampa Bay, terminó con una dinastía que dominó la liga durante mucho tiempo. A pesar de esto, los Patriots buscan reinventarse para ser protagonistas de nueva cuenta. Bill Belichick tendrá que ingeniárselas para poder regresar a su equipo a los playoffs. Este coach cuenta con marca perdedora cuando Tom Brady no es su mariscal de campo; sin embargo, ya llevó a un equipo a los playoffs sin Brady. En 1994, logró meter a los Cleveland Browns a postemporada con Vinny Testaverde como QB.

Aumentaron su valor

El negocio para Robert Kraft ha sido redondo. Debido a su éxito, los Patriots aumentaron su popularidad  y valor como franquicia. Son el segundo equipo más valioso de la liga, sólo por detrás de los Cowboys. Además, son el quinto equipo deportivo más valioso de todo el mundo, superando al Real Madrid y al Barcelona. Además, Kraft también es dueño del equipo New England Revolution de la MLS.

Al tener tal popularidad, los Patriots han logrado generar ingresos considerables, lo que los convierte en el segundo equipo más valioso de la NFL. Sus ingresos de explotación son de cerca de 250 millones de dólares anuales.

Su éxito en los años recientes, les ha generado mucha presencia con el público más joven. Según el sitio WSN, son el segundo equipo de la NFL con más seguidores en redes sociales. Hasta mayo de 2020, contaban con aproximadamente 15.4 millones de fanáticos en redes sociales, sumando Instagram, Facebook y Twitter.

No hay comentarios

Dejar una respuesta