Los JJOO de Tokio 2020, los más caros de la historia

0
877
Patricio Salom

El retraso de los JJOO de Tokio no sólo elevó el costo de realizar el evento, sino que reducirá las ganancias que tendrá la capital japonesa. Por otra parte, planificar la competición ha sido mucho más caro de lo que se había presupuestado. Cuando Tokio ganó la oportunidad de ser sede en 2013, el precio estimado de la organización era de 7,300 millones de dólares. Con el retraso, el Comité Organizador estableció que los costos totales serían de 15,400  millones de dólares, más del doble del presupuesto original.

Planear un evento de esta magnitud requiere muchas especificaciones que pide el Comité Olímpico Internacional (COI). Para empezar, las instalaciones deportivas son una ardua labor. En Tokio y sus alrededores habrán 43 inmuebles donde se celebrarán las competencias. La idea del gobierno japonés era que éstas fueran lo más aprovechadas posible después del evento.

Ana Paola Gutiérrez

La espera cuesta millones de dólares

Además de la decepción de no poder desarrollar los JJOO en tiempo y forma, el retraso costará mucho dinero. Según cálculos de Business Insider, el retraso sumó 1,400 millones de dólares al costo adicional. A pesar de los gastos extras, de todos modos hubiera sido el evento olímpico veraniego más caro de la historia. Cada año se supera el récord de los JJOO más caros, lo cual pone a pensar en la rentabilidad del evento. Lo anterior, es especialmente preocupante cuando se pone sobre la mesa lo que pide el COI. Para poder albergar el evento, una ciudad debe ceder el 70% de las ganancias a dicho organismo.

En el caso de Tokio, algunas instalaciones han sido un dolor de cabeza para el Comité Organizador, una de ellas es la Villa Olímpica. Además de que su construcción costó 2,000 millones de dólares, han tenido que pagar la renta completa por un año, en lugar de la de un mes, como estaba estipulado. En teoría, el costo de construir el inmueble se cubriría vendiendo los departamentos de forma individual.

Otro ejemplo de cómo la mayoría de las construcciones se salieron de presupuesto, fue el Estadio Olímpico de Japón. La idea era mantenerse dentro del rango de los 1,000 millones de dólares. El primer proyecto presentado rebasaba los 2,000 millones y fue descartado. Al final, el proyecto tuvo un costo de 1,400 millones de dólares y fue diseñado por el arquitecto japonés, Kengo Kuma.

¿Cancelar los JJOO?

Varios sectores de la sociedad japonesa están en contra de seguir con el evento, ya que podría ser mucho más caro de lo que se estima. Según el economista Bent Flyvbjerg de la Universidad de Oxford, el costo total se elevará hasta los 26,000 millones de dólares. Lo anterior, posicionaría a Tokio 2020 como el evento deportivo más caro de la historia. Este récord le pertenece a los Juegos Olímpicos invernales de Sochi 2014, se invirtieron poco más de 21,000 millones de dólares para poder organizarlos.

A pesar de todo, cancelar los Juegos Olímpicos de Tokio no es una opción para el Comité Organizador. El seguro contratado en caso de la cancelación rondaría entre los 2,000 y 3,000 millones de dólares. En este momento, la organización busca perder lo menos posible con el evento, lo cual pinta muy difícil. Se espera que ganen 850 millones de dólares por venta de boletos; sin embargo, aún les faltaría mucho para cubrir la inversión que hicieron. Asimismo, es importante tomar en cuenta que no habrá aficionados extranjeros, sólo podrán ir a los eventos los residentes de Tokio y sus alrededores.

No hay comentarios

Dejar una respuesta