Michael Jordan, un antes y un después para la NBA

0
475
Milenio

La NBA es uno de los deportes más vistos en el mundo. Se estima que para la final de 2020 se obtuvo un promedio de 7.5 millones de telespectadores. El duelo final entre Los Angeles Lakers y Miami Heat, contó con estrellas como LeBron James, Anthony Davis y Jimmy Buttler. Entre estos tres basquetbolistas suman un total de 106 millones de dólares en sueldos. Cada vez es más común escuchar noticias sobre los sueldos estratosféricos en deportistas de cualquier disciplina. Sin embargo, fue realmente la aparición de Michael Jordan lo que marcó un antes y un después para la NBA.

La NBA antes de Michael Jordan

La NBA nació en 1946 como complemento para la NHL, esta siempre contaba con un paro invernal. Poco a poco, la liga fue creciendo tanto en popularidad como en número de equipos participantes. En sus primeros años, el anillo de campeonato pasaba de un lado a otro y para la década de los 70 no existía dominancia en el torneo y el interés comenzó a decaer.

Sin embargo, en los años 80 empezó una rivalidad que le daría una nueva vida a la NBA. Los Angeles Lakers y los Boston Celtics comenzaron a popularizarse por sus encuentros, pero sobre todo por las finales alcanzadas. Este hecho creció con el enfrentamiento que todos los aficionados querían ver, Magic Johnson vs. Larry Bird. Este fue el primer impulso de la liga para contar con mayores espectadores. Johnson se convirtió en el jugador mejor pagado de la NBA con una cifra de 2.5 millones de dólares. Tomando en cuenta el salario de 39.22 millones de dólares de LeBron parece poco; sin embargo, en ese momento un jugador no aspiraba a más.

En la temporada de 1984 apareció como rookie del año, Michael Jordan, un joven que despertó el interés de los aficionados. En un equipo modesto de la época como los Chicago Bulls, Jordan hizo su aparición oficial en la NBA. “Mike” no fue el pick 1 de selección del draft, sino el tercero. Los Bulls eligieron a Michael para ser su jugador novato de la temporada, sin duda, la mejor decisión de su historia.

El dominio de Jordan en la NBA

La llegada de “MJ” a la NBA, la convirtió en una de las ligas más vistas en el mundo. Los Chicago Bulls se dieron cuenta del potencial que Jordan tenía y decidieron hacer un equipo de época. Con Michael a la cabeza, comenzaron los cambios importantes dentro de la franquicia; empezaron a contratar jugadores de mejor calidad con el objetivo de obtener el ansiado título.

Recordando que era la época de Magic Johnson y Larry Bird, el primer éxito de los Bulls tuvo que esperar hasta 1991. Previo al primer campeonato, Jordan contaba con cuatro años consecutivos liderando la liga en anotaciones. A pesar de las grandes actuaciones individuales, su mayor rival, los Detroit Pistons, le negaban alcanzar las finales de la NBA. Michael era tan determinante en el juego que ningún equipo podía hacerle frente. En consecuencia, los Pistons diseñaron una estrategia conocida como “Las Reglas Jordan” para detener al mejor anotador del torneo.

Todo cambió con la llegada de Phil Jackson al banquillo de los Bulls. Con un plantel ya lleno de estrellas, Jackson se especializó en una técnica conocida como “Triángulo Ofensivo”. Fue así como en 1991 alcanzaron las finales de la NBA enfrentando a Los Angeles Lakers. El duelo levantó la curiosidad de ver a Magic Johnson y Michael Jordan enfrentarse por el éxito. Finalmente, “MJ” consiguió su ansiado anillo de campeonato.

De la liga local a la fama internacional

Para ese entonces, Michael quizás era la persona más popular en todo Estados Unidos. La fama que alcanzó con los Chicago Bulls era impresionante para la época. Estadios llenos y mercancía agotada eran solo entendibles por los números que Jordan presentaba en cada partido. Verlo jugar era un espectáculo y la ciudad de Chicago, la NBA y sus patrocinadores lo sabían.

En Estados Unidos se consumía todo tipo de mercancía de los Bulls. El éxito de Jordan quizás no hubiera sido posible sin Scottie Pippen. Pippen es considerado uno de los mejores jugadores de la historia y su aportación a los exitosos Chicago Bulls era indiscutible. Los aficionados llenaban los estadios de todo el país para verlos jugar; sin embargo, aún faltaba algo más. De esta forma, la llegada de los juegos deportivos por excelencia se presentó como el escenario perfecto para disparar aún más el negocio.



En los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, se presentó un equipo de baloncesto estadounidense con jugadores profesionales denominado como el “Dream Team”. Michael Jordan fue la imagen y el líder de dicha plantilla. Arropado por Magic Johnson y Larry Bird y en compañía de Pippen, “Mike” tenía la tarea de brillar en los JJOO. Este hecho puso a la NBA en una exposición internacional jamás antes vista, Michael y el “Dream Team” llevaron la marca NBA al siguiente nivel.

La cumbre del éxito

El contrato de Jordan que comenzó en 900 mil dólares por temporada, cambió a 3.2 millones de dólares en la temporada de 1988. Sin embargo, los ingresos que recibía de los Bulls no era lo que lo posicionaba como el mejor pagado. Empresas como Coca Cola y Nike cerraron un contrato con el jugador para ser la cara de la marca. En 1984 Nike le ofreció 250 mil dólares a Michael para crear su línea de zapatos “Air Jordan”.

La línea de calzado de Jordan recaudó un total de 126 millones de dólares en su primer año. La marca Jordan resultó ser un parteaguas para Nike. Si alguien hubiera invertido mil dólares en acciones de Nike en 1984, hoy tendría 84 millones de dólares. Michael recibe un aproximado de 100 millones de dólares al año por regalías. Los tenis Air Jordan son los más vendidos de la historia y Nike factura por ellos tres mil millones de dólares al año.

Con lo demostrado en los Juegos Olímpicos y vendiendo millones de tenis en todo el mundo, Michael llevó a la NBA a lo más alto. La exposición mundial de la liga era solo entendible por el deseo de los espectadores por ver jugar a “MJ”. Se vendieron tantos paquetes televisivos para ver el torneo que la pantalla chica no fue suficiente. Fue así como Jordan se unió a Bugs Bunny para protagonizar “Space Jam”, misma que recaudó 230 millones de dólares.

El retiro y su legado

Michael Jordan se retiró en lo más alto de su carrera tras ganar su sexto trofeo Larry O’Brien; sin embargo, su legado continúa. Lo generado por el número 23 de los Bulls dentro y fuera de la cancha, solo se puede entender al ver que tras dos décadas de su retiro como profesional, los números de la NBA siguen incrementando. Para las finales del 2021, la audiencia media de los juegos fue de 3.5 millones de espectadores.

Actualmente, la NBA percibe cerca de los 8,000 millones de dólares anuales por sus derechos televisivos. El modelo de negocio de crear súper estrellas continúa y los jugadores más talentosos se ven beneficiados. Hoy en día, Stephen Curry es el mejor pagado de la liga, recibe un sueldo de 45 millones de dólares por temporada. Comparado con los 3.2 millones de dólares que recibía Michael, el sueldo de Curry es realmente impresionante.

No te pierdas los partidos de los Chicago Bulls. Adquiere tus boletos en Tickets Deportes Inc.

No hay comentarios

Dejar una respuesta