Las pistas de NASCAR han perdido más de 150 millones de dólares

0
188
Karla Freyssinier

Durante este año, las carreras se celebraron delante de gradas vacías y en el mejor de los casos, parcialmente llenas. Las pistas de NASCAR han perdido entre 150 y 175 millones de dólares. Lo anterior, debido a la baja en ingresos por entradas en la última temporada. NASCAR se vio obligada a terminar su temporada de 2020 con pocos o ningún fanático presente.

NASCAR tuvo algo de suerte

La categoría automovilística más comercial y popular de los Estados Unidos tuvo la suerte de que su carrera más importante, la Dayton 500, se celebró ante 101,500 personas. Dicha carrera logró llevarse a cabo semanas antes de que la pandemia llegara al país. Asimismo, el operador de pista, Speedway Motorsport, también organizó una importante carrera de primavera en Las Vegas.

Los números de NASCAR

En 2019, NASCAR compró y privatizó el operador de pista International Speedway Corp. Como consecuencia de la compra y la privatización, los números de fin de 2019 nunca fueron publicados. Asimismo, tampoco lo serán en años próximos.

Sin embargo, en las más recientes y completas presentaciones públicas, las del 2018, el deporte se combinó para ganar 193.6 millones de dólares en ingresos por entradas. Lo anterior se da entre las pistas propiedad de NASCAR/ISC, Speedway Motorsports y Dover. La última es independiente, pero se negocia públicamente. Alrededor del 57% de los 193.6 millones de dólares fue de NASCAR/ISC; de Speedway Motorsports fue el 40%; y de Dover fue el 3%.

Lo anterior refleja un 10% menos que en 2017. En ese año los ingresos combinados fueron de 215.1 millones de dólares. Las únicas dos pistas en el calendario de la Serie de Copa de este año que no están incluidas en los números son Indianapolis Motor Speedway y Pocono Raceway, ambas independientes, pero de propiedad privada.

También te puede interesar: Cerveza Busch: el marketing más ingenioso de NASCAR

Por otra parte, en 2018, los ingresos por admisiones reflejaron ser el 16% de los ingresos del CSI. Por otra parte, el cubo que incluye los dólares de los medios y el patrocinio representó el 75%. Finalmente, el último significó un 9% que provino de alimentos y bebidas, mercancías u otras fuentes de ingresos.

Esta dinámica no ha cambiado desde entonces, lo que significa que el deporte fue capaz de llegar al 2020 con la mayoría de sus ingresos anuales todavía intactos. Lo anterior, debido a que fue capaz de completar una temporada de 36 carreras y preservar los dólares de los medios de comunicación.

NASCAR ante el COVID-19

El automovilismo fue el primer deporte en traer a los aficionados de vuelta a las gradas en los Estados Unidos después de la ruptura de la pandemia. Los espectadores regresaron a las pistas en junio; lo hicieron en fines de semana consecutivos en Homestead-Miami Speedway y Talladega Superspeedway. La NASCAR finalmente fue capaz de recibir a los fanáticos en 15 de sus 36 carreras para el momento en que la temporada terminó. Sin embargo, la gran mayoría fueron con capacidades muy disminuidas.

Por ejemplo, la asistencia a la carrera del campeonato de NASCAR en Phoenix Raceway se limitó al 20%, o alrededor de 8,400 espectadores. Asimismo, en Martinsville Speedway en Virginia sólo se permitieron 1,000 fanáticos. En donde se acumularon más individuos en las gradas fue en la Carrera de Estrellas de Bristol Motor Speedway y la Carrera Nocturna de septiembre, ambas con más de 20,000 espectadores; sin embargo, es sólo una fracción de la capacidad del recinto de 160,000 asientos.

A medida que el deporte mira hacia el 2021, se enfrenta de nuevo a una situación en la que es casi seguro que las multitudes serán limitadas durante al menos el primer trimestre del año. A pesar de ello, la industria tiene más esperanzas para la segunda mitad del año después de que una vacuna pueda ser ampliamente distribuida.

NASCAR tiene actualmente todas las entradas a la venta para el Daytona 500, pero fuentes dijeron que el organismo sancionador ha comenzado a presupuestar una capacidad reducida. La anterior, potencialmente tan pequeña como el rango del 20%, que también se ha informado como una posibilidad para el Super Bowl de la NFL, que se celebrará en Tampa sólo una semana antes.

 

Nota elaborada con información de Adam Stern publicada en el Sports Business Daily

No hay comentarios

Dejar una respuesta