Columna de opinión “Gracias, Borussia Dortmund”

0
1831

En un mundo donde la inmediatez de redes sociales lleva a miles a escribir sin pensar, incluso a aquellos que deben tomar decisiones más importantes, aplaudo, como siempre, la reflexión y la solidaridad que éstas pueden mostrar.

Muchas veces las redes sociales han favorecido el “verse bonito” y no al “pensar un momento”, han dado más peso al amarillismo sobre la ética y parecen favorecer a los que optan por “actuar como imbécil” sobre los que deciden “reflexionar para no sonar sobre un imbécil”.

Estas actitudes, en las que todos caemos de vez en cuando (unos más que otros), se reflejan en el mismo uso que medios de comunicación deportivos, equipos, federaciones y jugadores llegan a realizar en muchas ocasiones.

Apuestas por el click fácil, la nota sin confirmar, el rumor de la semana, la situación sentimental, el único interés de aumentar seguidores/engagement, la burla o los memes prevalecen mientras la investigación, el análisis, la reflexión, la decencia, el respeto y las formas de expresión (donde también podría ser momento de cuestionar las faltas de ortografía y gramática que en muchas ocasiones ya no son errores por falta de conocimiento o “dedazo”, más bien directa omisión) caen en las penumbras.

En medio de ese torbellino donde una nota pierde validez en 10 minutos y un post en redes sociales caduca tras la primera lectura, el Borussia Dortmund nos ha dado, a todos, un ejemplo de educación, buen gusto, creatividad y solidaridad internacional.

https://twitter.com/BVB/status/824558029706256384

Elegante, claro, fraternal, decisivo, sin faltas de respeto y con impacto internacional.

Millones deberíamos de aprender de esta acción.

Comienzo el listado por las miles de personas que trabajamos en los medios de comunicación, ya sean deportivos o no, que muchas ocasiones nos vemos enfrascados en el eterno problema de conseguir el engagement del lector; sigo con los millones de lectores y usuarios de redes sociales para pedirles (pedirnos), una vez más, mesura, reflexión y respeto; por último, concluyo con el grupo más pequeño, selecto y que, de cierta manera, es el responsable: la gente que toma las decisiones, señores presidentes: aprendan del Borussia Dortmund.

Por eso, y por muchas cosas más: Gracias, BVB.

No hay comentarios

Dejar una respuesta