La antesala de los Juegos Olímpicos

0
1112

Hace dos años y medio tuve la oportunidad de asistir a los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi.

En aquella ocasión fui como miembro de un selecto grupo de estudiantes de mi maestría que llevaría la clase “Olympic Games: Behind the Scenes”, y en efecto, fueron 10 días donde me inmiscuí en los detalles que los espectadores no ven, pero que los organizadores “sufren” cada día. Desde atestiguar cómo se vive en la Villa Olímpica, ver cómo funciona la impresionante maquinaria del IBC (International Broadcasting Center), ver cómo funciona la logística detrás del transporte de alimentos e indumentaria para los atletas, y hasta ser parte del “cordón humano” que daría la bienvenida a Vladimir Putín en la USA House.

Para aquel evento me preparé a consciencia.

Antes de mi viaje a Rusia leía todas las notas posibles. Éstas, eran mucho más enfocadas a temas económicos para el estudio que después publicaría “Economic Impact of the 2014 Winter Olympic Games”, pero también leía sobre el supuesto caos y la supuesta mala planificación rusa a escasos días de la jornada inaugural.

Como ya lo hemos publicado en Deportes Inc., en el transcurso de las próximas semanas habrán casi 35,000 periodistas cubriendo el evento, y “tan solo” 10,000 atletas. Hoy nos encontramos en la antesala de los Juegos Olímpicos de #Río2016 y lo que más hay en Río de Janeiro hoy en día son periodistas, los atletas no han llegado. Los periodistas que ya están en Brasil tienen que mandar notas a sus empresas y no debería de sorprender que la nota fácil, la nota que vende, es la que habla mal de algo. No digo que no haya desperfectos en Río de Janeiro, como los había en Sochi, pero estoy seguro que las cosas no están tan mal como nos las presentan. No olvido como en Sochi, dentro del IBC, un periodista del Sports Illustrated me contaba “Sports Illustrated no me paga para venir de vacaciones, yo tengo una cuota de notas que tengo que cubrir, ahora que ya empezaron los eventos puedo cubrir eso, pero antes de que iniciaran me tenía que enfocar en otras cosas. El problema más grande que tuvo el comité organizador es que ¡el último edificio que quedó listo era en el que nos hospedábamos los periodistas! Tener periodistas enfurecidos no favoreció la imagen de Sochi antes de que el evento comenzara.”

Estoy seguro que en los próximos días habrán miles de notas y reportajes sobre las favelas, la contaminación, la mala planeación, etc. Pero una vez que inicien los eventos toda esta narrativa terminará y todo se enfocará en las espectaculares presentaciones de los fabulosos atletas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta