El día que murió el Draft de la Liga MX

0
751

Existe un día en el que el llamado “draft” de la Liga MX morirá. No es hoy, tampoco será mañana, todo indica que no sucederá en esta década, pero llegará.

No se trata de encomendarnos a “San” Rafael Márquez y su intención de crear una unión de futbolistas capaces de formar un frente ante las decisiones unilaterales por parte de los dueños del futbol mexicano; es, aunque suene utópico, lo correcto y a lo que, aún ante todas las adversidades, apunta nuestro futbol.

Los días en los que una sola persona tomaba las decisiones con una varita mágica cada vez están más lejos. Hay muchas razones: más dinero ligado al futbol profesional, distintos poderes y grupos empresariales con aportaciones, jugadores más preparados académicamente, agentes o representantes con intensiones más honestas y justos (no todos, desafortunadamente), un público más informado sobre las decisiones que rodean al futbol y, de manera general, mayor profesionalización en el futbol, eso siempre llevará a las mejoras.

El régimen de transferencias es, sin darle más vueltas al asunto, una práctica ilegal y arcaica que permite la situación actual en la los clubes tienen el control y se lo privan a los jugadores. Va en contra del mismo reglamento por parte de FIFA, que en su artículo 18 del Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores indica que “Un jugador profesional tendrá la libertad de firmar un contrato con otro club si su contrato con el club actual ha vencido”. Esto no se cumple en México.

Hace unas semanas tuve la oportunidad de hablar con Juan de Dios Crespo, uno de los abogados del deporte más reconocidos del mundo (por poner un ejemplo, fue el encargado de mediar entre el PSG y La Liga con el pago de la cláusula de rescisión de Neymar) y, ante su punto de vista, no habrá forma de cambiar esta situación hasta que llegue ese primer valiente, capaz de trazar su raya. Sin embargo, nadie quiere agitar el nido de avispas. Ni jugadores ni equipos que podrían estar interesados, quieren ser los primeros en alzar la voz y poner un alto.

¿Cómo afecta a los aficionados?

Primero está la parte humana de ponerse en los zapatos de los jugadores profesionales, que, por más glamurosa que sea su profesión, ser futbolista sique siendo un trabajo en el que se requiere la paga de la quincena para pagar la renta, las compras y la colegiatura de los hijos.

Además de eso hay que pensar en la parte deportiva. Un día sin draft de la Liga MX permitirá a jugadores tomar una decisión de manera independiente del dinero sobre su futuro en el campo, de esa forma podremos presenciar a hombres que decidan permanecer en un equipo por amor a la camiseta o emigrar a uno distinto por interés en su perfil e idea futbolística.

Hoy son los clubes, sus carteras y su agenda los encargados de tomar esas decisiones. Claro, a los futbolistas, por parte de sus representantes, se les “pregunta”, pero hay poco que puedan hacer en caso de no estar de acuerdo.

Ese día sin “Draft” no es hoy y no será mañana, por ahora, lo único que queda es alzar la voz, esperar y sugerirle a Panini que patrocine este evento donde los jugadores son intercambiados como estampas del Mundial.

No hay comentarios

Dejar una respuesta