Opinión: “Osorio y la facilidad por culpar al DT”

0
502
Cortesía Twitter MiseleccionMx

Una vez más, la gente es muy explosiva y apuntan a donde es “fácil” tirar: el técnico.

Juan Carlos Osorio ha tenido varias fallas durante la Copa Confederaciones; ya sea en el parado inicial del equipo, la convocatoria o en los ajustes, los errores existieron y en momentos pesaron mucho.

Sin embargo, el extremismo blanco y negro en el que parecemos vivir millones de aficionados al futbol muestra, una vez más, un simplismo excesivo, memoria selectiva y una capacidad analítica donde parece que todo es cara o cruz.

Sí, hay que culparlo a él por sus fallas, pero no solo a él, también a los jugadores que se equivocaron claramente en varios momentos, también a los directivos que no respetaron el plan de trabajo que había propuesto y a los medios sensacionalistas que arengan a levantarse en llamas como novela de Marry Shelley.

Es este extremismo el que ha propagado tres discursos que yo en lo personal no comparto y me parecen absurdos:

  • “Es el peor entrenador en los últimos años”. A pesar de que bajo su dirección se consiguieron logros como ganar en EE.UU. en eliminatoria por primera vez desde los años 70.
  • “Se está desperdiciando a la mejor generación”. Frase que ha sido repetida año con año desde 1993. Desde esa fecha (que coincidió con la Copa América) se ha repetido hasta el cansancio esa afirmación, de nuevo, mostrando que todo debe ser empujado hacia el extremo.
  • “Se perdió contra una selección B”. En los últimos años he leído una y otra vez a periodistas, pseudoperiodistas y aficionados quejarse de que -se menospreció al rival-, sin embargo, en el momento de la verdad, es esta misma gente quien lo hace, sin entender que si Alemania es campeón del mundo, es por razones que van más que los 11 que inician, es por el trabajo y constancia de directiva y cuerpo técnico, mismo que no existe un “A” y un “B”.

A fin de cuentas se trata de quitar la mira de la cabeza de una sola persona, ya sea técnico en turno (o los que piden uno nuevo) o jugadores en el campo (o los que no participaron), la respuesta es más compleja, pero estoy convencido de que incluye dos puntos: trabajo a largo plazo y una metodología distinta a la que se había realizado en México hasta ese momento.

No hay comentarios

Dejar una respuesta