¿Quién miente cuando habla de rating?

0
728

Hoy en día te darás cuenta de que existe una gama inmensa de contenido deportivo; así mismo, la especialización de ciertas cadenas televisivas por un deporte ya no es tan compleja. Eso mismo ha impulsado a que exista una creciente competencia por tener mayor audiencia, pues parece que ha dejado de importar lo que de verdad transmiten y solo importa el que los veas.

¿A qué me refiero con eso? Gracias a la Ley de Telecomunicaciones y al simple crecimiento en derechos de transmisión, la competencia tiende a ser un poco más perfecta. Es decir, podemos ver un solo partido de fútbol o cualquier otro deporte por varios medios; pero también existe el sistema en que se han creado programas enfocados en deporte cuyo formato es similar, sin importar la televisora o inclusive redes sociales.

Esos esquemas de negocio han llevado a que también se difunda información conveniente a la situación, pero dirigida a un público en el que le interesa más generar polémica que disfrutar el contenido. Una de esas formas es el alcance en audiencia deportiva que dicho contenido pueda tener con el consumidor.

El rating como medio de estrategia

Efectivamente, las televisoras anteriormente se dedicaron a medir el rating bajo una forma de saber quién tiene más público cautivo. Hoy en día, pese a que puede generar la misma lectura, no se efectúa en el mismo sentido.

¿Qué es el rating?

Pero antes, ¿qué es el rating? Hablamos de una medida del consumo de un programa de TV o de radio, de un bloque horario, de una tanda publicitaria o de un medio de comunicación, teniendo en cuenta un público objetivo. Es decir, expresa la población promedio que mira un programa o un canal durante cada minuto de su emisión.

Esta medida es probablemente la más común, y por ende la más representativa al momento, y ocasionalmente la que todos hemos escuchado y probablemente dejado llevar sin saber realmente si los números expresados son buenos o no.

Diferencia entre rating y share

Sin embargo, el rating no ha sido el único indicador tomado por las televisoras para medir el impacto de su programación. Muchas veces, se han considerado el share y el reach, ¿a qué nos referimos?

El share indica qué porcentaje de participación tiene cada canal o emisora de radio con respecto al Encendido Total en un momento determinado. La diferencia entre rating y share radica en la referencia que utilizan ambos indicadores. El rating considera el universo total o población de interés; el share se refiere a la audiencia total de televisión o número total de espectadores en un momento determinado.

Finalmente, el reach es la audiencia neta de un medio o de un programa siempre teniendo en cuenta un target determinado. Este indicador permite conocer la cantidad de personas diferentes que estuvieron expuestas a un medio o un programa durante el período de tiempo observado.

Es decir, el rating logra medir la audiencia de un programa sobre el total de la población, el share es el porcentaje de televidentes que están en ese momento frente a un televisor y el reach es la gente que tiene contacto al menos durante un minuto.

El caso de rating de Televisa y TV Azteca

Es más que sabida la rivalidad entre ambas televisoras, misma que últimamente se ha mantenido más presente derivado de la baja de televidentes que se ha generado en los últimos años. Dicha rivalidad se traduce en contenido muy similar entre ambas empresas, pues lo que bien se vende por primera vez podrá generar años de éxito.

Sin embargo, una de las facilidades que nos ha generado el compartir cierto tipo de contenido es que permite realizar comparaciones bajo las mismas condiciones. Podemos hablar de transmisiones de la Champions, partidos del Mundial, Super Bowl, etc.

Rating en Chivas vs América

Pero existe un punto clave recientemente, hablamos de la transmisión de los partidos del Guadalajara; dicho punto tiene como principal interés el hecho de que ambas televisoras cuentan con los derechos para su transmisión, lo que da total libertad al aficionado de elegir con quién se va.

Según datos de la propia Televisa, a través de Nielsen Ibope, el encuentro disputado el 17 de marzo vs América en Liga MX, generó que ella fuera la concentradora de la transmisión con 6.31 millones de personas, dejando a TV Azteca con 5.33 millones. Sin embargo, un punto importante son las letras chiquitas, pues esos datos hablan de reach.

Si nos remontamos a los números del encuentro del 14 de marzo vs América en Copa MX, también bajo la misma fuente, Televisa nuevamente logra mantenerse como líder al conseguir 6.84 millones de personas contra 5.11 que registró TV Azteca, y las letras chiquitas nuevamente nos indican que es reach.

Rating selección mexicana

Sin embargo, llegamos al punto de polémica. Dentro de todos esos informes existe el del reciente partido de la selección mexicana contra Chile (22 de marzo). Aquí vemos que ambas son declaradas victoriosas, sin embargo, veamos los datos: Televisa indica que logró un alcance de 6.60 millones de personas versus 5.37 de TV Azteca; por otro lado, esta última indica haber logrado 2.4 millones versus 1.8 millones que alcanzó su competencia. 

La diferencia, simplemente la medición. La fuente es la misma, los datos son correctos, pero uno muestra el reach y otro el rating. ¿Qué pesa más? Dadas las descripciones anteriores, el reach es el que tiene más fundamento. Pero a ello, y al que cada medio maneja la información como le conviene, la única diferencia creciente es la polémica.

¿Cuál es el impacto del Super Bowl en la televisión en México?

Averígualo AQUÍ

¿Quién miente entonces? Al tener una medición de un tercero, sería irónico indicar que reciben información diferente. Ninguno miente, pero no basta con suponerlo, sino con verificar la información que se nos muestra; en la guerra de hoy, donde la publicidad televisiva es menos poderosa que antes, más vale defender con uñas y dientes lo poco o mucho que podamos transmitir, no se trata de ellos, pero sí de nosotros y saber leer las letras chiquitas y que logremos diferencias los números y no caer en polémicas sin razón. 

No hay comentarios

Dejar una respuesta